La música clásica, la mejor para el embarazo

Los científicos han constatado que, a partir de la semana 20 – 25 de embarazo, los bebés desarrollan la capacidad de oír. Por lo tanto, recibirán estímulos del mundo exterior y reaccionarán a ellos. En este post vamos a analizar los beneficios de la música clásica durante el embarazo.

¿Qué tipo de música es mejor?

Años de estudio han demostrado que la música clásica es la mejor durante el embarazo, especialmente la de estilo barroco, sobre todo los sonidos armónicos y agudos de Vivaldi o Mozart, los cuales calman y relajan al bebé.

Este tipo de música estimula las nuevas conexiones de neuronas en el cerebro de los bebés, porque son ricas en simetrías y en modelos recurrentes que consiguen desarrollar tanto el hemisferio derecho como el izquierdo, completando sus funciones.

Además, los ritmos y melodías de este tipo de música estimulan la creatividad y las áreas del cerebro especializadas en favorecer la motivación.

 

¿Qué beneficios provoca en el feto?

La música estimula la frecuencia cardíaca en el feto, además de poner en marcha resonancias vibratorias que activan millones de células cerebrales, favoreciendo el desarrollo del cerebro.

La música también produce la generación de endorfinas, tanto la madre como el bebé,  por lo que ambos tendrán una amplia sensación de bienestar y relajación que les ayudarán a sentirse mejor.

De todos estos beneficios se ha estimado que los bebés que escuchan música durante el embarazo serán más tranquilos y llorarán menos cuando nazcan.

Música a evitar

La recomendación esencial es evitar los temas que sean ruidosos y que tengan notas discordantes. Los sonidos de alta intensidad, como gritos y golpes de batería de música a alto volumen, pueden generar taquicardia y malestar para el sistema nervioso del bebé.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Abrir chat
¿Cómo podemos ayudarte?