La música despierta nuestros recuerdos

¿Quién no se ha puesto triste al escuchar una determinada música? ¡O muy feliz con una canción! Todos hemos sentido en algún momento diferentes emociones a través a la música: tristeza, alegría, sorpresa, miedo, energía…

A lo largo de la historia y en todas las culturas, la música se ha utilizado como vínculo entre los sentidos físicos y el espíritu. Por todos es sabido que la música nos ayuda a expresar nuestras emociones, liberar tensiones y sobre todo influye en nuestro estado de ánimo. Pero es que además tiene la capacidad de evocar nuestros recuerdos.

Y es que las melodías poseen el poder de transportarnos al pasado.

Escuchar una canción que ponían en casa nuestros padres cuando éramos pequeños, nos traerá a la memoria aquellos años, incluso podremos volver a sentirnos cómo lo hacíamos entonces, de una manera mucho más accesible e intensa que si simplemente intentáramos recordar, o pensáramos en esa época.

La música nos puede transportar a ese momento y hacernos revivir las emociones que sentimos entonces.

¿Qué está ocurriendo en esos instantes en nuestro cerebro?

Al escuchar música las neuronas trabajan realizando una especie de recuperación de los recuerdos almacenados en relación a las melodías. Estudios de un investigador estadounidense han demostrado que la música, como los olores, es un potente evocador de recuerdos.

“Nuestro día a día carece de banda sonora espontánea, pero muchos de nuestros recuerdos son películas mentales que empiezan a proyectarse en nuestra cabeza cuando escuchamos una pieza musical familiar, que actúa como su banda sonora”, explica Petr Janata, profesor de psicología en el Centro para la Mente y el Cerebro de la Universidad de California en Davis.

En la revista Cerebral Cortex, el especialista explica cómo en una región de nuestro cerebro, relacionada con el almacenamiento y la recuperación de recuerdos, las neuronas trabajan como centro de conexión entre melodías familiares, memoria y emoción.

Janata hizo un experimento con 13 estudiantes a los que puso 30 canciones y mientras las escuchaban examinaba cómo actuaba su cerebro a través de una resonancia magnética. Al comparar las respuestas posteriores de los jóvenes, con el resultado de su resonancia, Janata se percató de que cuanto más importante era el recuerdo evocado mayor actividad registraba la parte alta (dorsal) del córtex prefrontal medial.

Los descubrimientos de estos estudios podrían explicar la eficacia que tienen hoy en día las terapias musicales con determinados enfermos, principalmente en personas que padecen de Alzheimer, a quienes se trata con musicoterapia con el objetivo de estimular el recuerdo, mejorar la atención, el estado de ánimo  y tener un efecto relajante. Y es que la zona dorsal del córtex prefrontal medial es una de las que más tarde se atrofian en estos enfermos.

Demostramos así, una vez más, los beneficios de la música, que tiene un impacto en nuestro estado de ánimo y normalmente nos hace sentir bien, ya que libera dopamina, conocida como la hormona de la felicidad.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Abrir chat
¿Cómo podemos ayudarte?