La música nos ayuda a estudiar

La música nos ayuda a estudiar, entre otras cosas, esa premisa tan discutida por padres cuando ven que sus hijos se ponen los cascos o los altavoces mientras dicen que están estudiando. Eso sí, no vale cualquier tipo de música. Los ritmos repetitivos no van a ayudarnos al igual que los complejos ritmos de Jazz. La clave será encontrar el punto medio. Un estudio llevado a cabo en la Universidad de Oxford revela que nuestro cerebro tiene mayor preferencia por este estilo musical: ni muy predecible ni muy caótico.

Los científicos han demostrado que el escuchar música hace que nuestro cerebro segregue dopamina, lo que nos hace estar de mejor humor y produce placer. Esto también mejora nuestra concentración, por lo que nuestro rendimiento es mejor.

La música nos ayuda a estudiar

La música nos ayuda a estudiar

Otra de las ventajas es que nos protege de las distracciones. La acción de ponernos los cascos hace que nuestro sistema de atención inconsciente sea más controlable ya que la música evita otros estímulos exteriores. La música refuerza nuestra red neuronal.

Muchos estudiantes necesitan la música para aislarse de los que les rodea en sus sesiones de estudio y otros tantos prefieren un entorno que sea silencioso para que les resulte productivo. En cualquiera de estos casos el efecto que tiene la música sobre cada persona, mientras se están realizando actividades cognitivas o tareas mecánicas, es muy personal.

Lo que podemos hacer es dar unos pequeños tips para que la elección musical no afecte negativamente al estudio. Por ejemplo, debemos evitar la canciones con letra para no terminar cantando o tarareando la canción. Es importante cambiar de género musical en función de lo que esté estudiando. Pondremos música clásica, tranquila, o de sonidos ambientales para procesar información semántica y música rápida y motivadora para tareas más mecánicas. También prepararemos sesiones de no más de 2 horas seguidas, para ser consciente del tiempo y hacer descansos necesarios. Por supuesto hay que utilizar siempre un volumen bajo, sino la distracción llegará sola. Y por último, la elección musical debe ser personal, ya que no a todo el mundo le funciona lo mismo.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Abrir chat
¿Cómo podemos ayudarte?