La música, transformadora del cerebro infantil

En post anteriores vimos qué tipo de beneficios aporta la música a los niños y niñas, mejorando su desarrollo intelectual, auditivo, sensorial, del habla y motriz. Aspectos todos esenciales en el desarrollo y aprendizaje de los más pequeños.

En este post vamos a ir un poco más allá para descubrir de qué forma influye la música en el cerebro infantil.

La respuesta del cerebro a la música

Escuchamos música en casa, en el coche, en el trabajo, cuando salimos…la música es un elemento que nos acompaña en todas las facetas de nuestra vida. Es un arte que nos hace disfrutar, estimula, provoca todo tipo de sensaciones. Esto, que nos resulta de lo más natural, se produce a través de complejos mecanismos neuronales.

Al estudiar la respuesta del cerebro a la música, se ha observado que las áreas claves que se ven involucradas son las del control y la ejecución de movimientos.

La música libera dopamina en el cerebro, como también lo hacen la comida, el sexo y las drogas. Tanto al escuchar como al hacer música se estimulan conexiones en una amplia franja de regiones cerebrales normalmente involucradas en la emoción, la recompensa, la cognición, la sensación y el movimiento.

La música en el área de la salud

Además se ha constatado que la música ayuda a pacientes de trastornos cerebrales a recuperar habilidades lingüísticas y motrices, ya que activa a casi todas las regiones del cerebro. La musicoterapia, a través de la utilización clínica de la música, busca activar procesos fisiológicos y emocionales que permiten estimular funciones disminuidas o deterioradas

¿Cómo afecta a nuestros niños y niñas?

Las neuronas que se ven estimuladas a través de la música permiten que éstas se desarrollen y no se pierdan, provocando una mayor capacidad para aprender cosas nuevas y desarrollar nuevos talentos.

De la misma forma, la música se almacena en nuestro cerebro, que compara unas melodías con otras. Los niños pueden recordar la música que escuchan a partir de los tres meses de vida. Además, si realizan una tarea mientras escuchan música, cuando vuelvan a escucharla, recordarán la tarea y les será más fácil volver a reproducirla.

Cuando los niños y niñas escuchan una amplia variedad de sonidos complejos, posteriormente les ayudarán también a discernir el lenguaje.

Las emociones y los estados de ánimo están directamente vinculados a la música. La música suave les calma, mientras que la música creativa ayuda a su estimulación.

Emoción, expresión, habilidades sociales, teoría de la mente, habilidades lingüísticas y matemáticas, habilidades visoespaciales y motoras, atención, memoria, funciones ejecutivas, toma de decisiones, autonomía, creatividad, flexibilidad emocional y cognitiva…el impacto de la música no tiene límites.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *